English Version
Edición Octubre-Diciembre 2018 / Volumen 16-Número 4

Traquioniquia: una visión práctica

Trachyonichya: A Practical Approach

 

María Eugenia Dávila y Aranda Zorrilla,María Elisa Vega Memije, 2 y Roberto Arenas Guzmán 3

1 DResidente de primer año de Medicina Interna, Hospital Regional de Alta Especialidad Bajío.

2 Jefa del Departamento de Dermatopatología, Hospital General Dr. Manuel Gea González.

3 Jefe de la Sección de Micología, Hospital General Dr. Manuel Gea González

 

RESUMEN:

La distrofia de las 20 uñas, o traquioniquia, puede ser secundaria a enfermedades sistémicas o de carácter idiopático. Clínicamente se presenta como alteraciones en la lámina ungueal que puede dividirse en dos variantes: traquioniquia opaca o traquioniquia brillante. Histológicamente se observan cambios espongióticos en el aparato ungueal. Para el diagnóstico se debe realizar una buena historia clínica que incluya antecedentes dermatológicos, de alteraciones ungueales o sistémicas que afecten a otros miembros de la familia, posteriormente una exploración de la piel, el pelo, las uñas y las mucosas. Se debe descartar onicomicosis, y en ocasiones se puede hacer una biopsia. El tratamiento puede basarse en solamente la observación, uso de medicamento tópico y esteroides locales, así como utilización de esteroides sistémicos o ciclosporina en casos graves.

Palabras Clave: traquioniquia, espongiosis, corticosteroides.

ABSTRACT:

Key Words: trachyonychia, spongiosis, corticosteroids.

Introducción

La traquioniquia es un trastorno de la lámina ungueal que se caracteriza por un aumento de las estriaciones longitudinales, depresiones y puntilleo que son ásperas al tacto y dan un aspecto deslustrado, con pérdida de brillo. Esta alteración se presenta en todas las uñas, aunque se han descrito variantes con afección excluisva de las uñas de las manos. Es un signo clínico que se puede observar de forma aislada o en el contexto de otras enfermedades ungueales y cutáneas, como el síndrome de las 20 uñas.

La prevalencia de la traquioniquia es desconocida. En general comienza en la infancia o la adolescencia, afecta por igual a ambos sexos, aunque es más común en mujeres, además existe un pico de presentación entre los tres y 12 años.1,2 También puede ser aparente en el nacimiento y evolucionar lentamente.

La traquioniquia se puede relacionar con otras enfermedades, como alopecia areata desde 7 hasta 66%, con un promedio de 30%,3 debido a su prevalencia se recomienda buscar intencionadamente la enfermedad en todo paciente con esta patología.4 Asimismo se relaciona con dermatitis atópica, psoriasis y liquen plano, aunque también existe de forma idiopática.1,5

Se puede dividir en dos variantes: traquioniquia opaca y brillante.2 (fotografía 1).

 

Fotografía 1. Aspecto clínico de traquioniquia.

 

Fotografía 2. Dermatoscopía.

 

Fotografía 3. Traquioniquia opaca.

 

Fotografía 4. Histopatología, cambios espongióticos (He 20x).

 

Fotografía 5. Histopatología, acercamiento de espongiosis (He 40x).

Clínica

La traquioniquia se describe como alteraciones en la lámina ungueal que se caracterizan por rugosidad de distribución homogénea y monomórfica, en los casos más graves, da la impresión de haber sido lijada en dirección longitudinal con apariencia escamosa, puede estar ausente en los casos más leves, donde se presenta de forma más brillante, sin que lo anterior se asocie a otros síntomas, como dolor.

Se puede dividir en dos variantes, aunque es posible que coexistan en el mismo paciente: la traquioniquia opaca, variedad más grave y más común, que se presenta con uñas engrosadas de apariencia lijada en sentido longitudinal, con escamas, estrías y crestas; y la traquioniquia brillante, variedad más leve, se presenta con hoyuelos o “pits” que son depresiones puntiformes y reflejan la luz.2,4 (fotografías 2 y 3).

Histopatología

Se observan cambios espongióticos en el aparato ungueal. Se aprecia infiltrado linfocitario del pliegue ungueal proximal, con hiperqueratosis de la cutícula y de la matriz, donde también la zona queratógena presentó áreas de hipergranulosis.

En el epitelio de la uña se observa exocitosis linfocitaria asociada a espongiosis que puede variar de leve a grave. La lámina ungueal muestra hendiduras longitudinales, paraqueratosis y eosinófilos. Su superficie presenta descamación de los onicocitos, que le da una apariencia deshilachada.6 (fotografías 4 y 5).

Diagnóstico

Se sugiere que primero se realice una historia personal y familiar de enfermedades de la piel, después una exploración física minuciosa de la piel, las mucosas y el cabello para evaluar asociaciones con otras patologías sistémicas. La onicomicosis posee características que se pueden sobreponer a la misma traquioniquia, por lo que se sugiere hacer una exploración dirigida a ésta. También se puede hacer estudio micológico con koh y cultivo. El estudio histopatológico tiene un papel importante en casos graves, refractarios o cuando el diagnóstico es ambiguo.2 (figura 1)

Tratamiento

La traquioniquia suele autolimitarse en muchos pacientes, dura menos en niños que en adultos, alrededor de 32.5 vs. 77 meses, respectivamente. La observación puede ser suficiente tanto en casos leves como graves, pero en pacientes en quienes la enfermedad tiene un efecto negativo en su calidad de vida, se les puede ofrecer tratamiento, aunque hasta ahora no hay evidencia suficiente de la efectividad del mismo.

 

Figura 1. Algoritmo diagnóstico

 

Fotografía 6. Antes del tratamiento con esteroide oral.

 

Fotografía 7. Después del tratamiento con esteroide oral.

En aquellos pacientes con la variedad brillante, se puede optar por esmalte de uñas traslúcido para mejorar la apariencia de las uñas, esto incluso en hombres.

En los casos leves a moderados se puede usar calcipotriol con dipropionato de betametasona en ungüento aplicado una vez al día durante seis meses.7 El siguiente paso puede ser aplicar esteroides intralesionales, acetónido de triamcinolona de 2.5 a 10 mg/ml en dosis única.8

En los casos graves o recidivantes es posible optar por tratamiento sistémico con corticosteroides. En el caso de traquioniquia idiopática, se puede administrar de 2.5 a 3 mg/kg/día y, si se observa una mejoría significativa, se puede disminuir la dosis hasta 1.5 mg/kg/día durante ocho a 24 meses.9

En los casos de traquioniquia asociada a enfermedad sistémica también se puede usar ciclosporina 3 mg/kg/día por tres meses, con una disminución gradual de 0.5 mg/ kg/día cada dos semanas.10 (fotografías 6 y 7; figura 2).

 

Figura 2.Algoritmo terapéutico.

Bibliografía

  1. Tosti A, Bellavista S, Iorizzo M y Vincenzi C, Occupational trachyonychia due to psoriasis: report of a case successfully treated with oral acitretin, Contact Derm 2006; 54:123-4.
  2. Haber J, Chairatchaneeboon M y Rubin A, Trachyonychia: review and update on clinical aspects, histology, and therapy, Skin Appendage Disord 2016; 2:109-15.
  3. Chelidze K y Lipner S, Nail changes in alopecia areata: an update review, Int J Dermatol 2018; 57:776-83.
  4. Tosti A, Piraccini B e Iorizzo M, Trachyonychia and related disorders: evaluation and treatment plans, Dermatol Ther 2002; 15:121-5.
  5. Blanco FP y Scher RK, Trachyonychia: case report and review of the literature, jdd 2006; 5:469-72.
  6. Tosti A, Brdazzi F, Piraccini B y Fanto P, Idipathic trachyonychia (twenty- nail dystrophy): a pathological study of 23 patients, Br J Dermatol 1994; 131:866-72.
  7. Park JM, Cho HH, Kim WJ, Mun JH, Song M, Kim HS et al., Efficacy and safety of calcipotriol/betamethasone dipropionate ointment for the treatment of trachyonychia: an openlabel study, Ann Dermatol 2015; 27:371-5.
  8. Khoo BP y Giam YC, A pilot study on the role of intralesional triamcinolone acetonide in the treatment of pitted nails in children, Singapore Med J 2000; 41:66-68.
  9. Lee YB, Cheon MS, Eun YS, Cho BK, Park YG y Park HJ, Cyclosporin administration improves clinical manifestations and quality of life in patients with 20-nail dystrophy: case series and survey study, J Dermatol 2012; 39:1064-5.
  10. Pierard GE y Pierard-Franchimont C, Dynamics of psoriatic trachyonychia during lowdose cyclosporin A treatment: a pilot study on onychochronobiology using optical profilometry, Dermatology 1996; 192:116-9.