English Version
Edición Julio-Septiembre 2017 / Volumen 15-Número 3

Onicólisis y melanoniquia fúngica por Aspergillus niger

Onycholysis and Fungal Melanonychia Caused by Aspergillus Niger

Brianda Uribe, Julieta Colín, Martín Arce y Roberto Arenas

Sección de Micología, Hospital General Dr. Manuel Gea González

Señor editor

Existen tres grupos de microorganismos que producen onicomicosis: dermatofitos, levaduras y mohos no dermatofitos (MND). El grupo Aspergillus pertenece al último, y de éstos, las especies más comunes son A. fumigatus, A. flavus y A. niger. Son hongos oportunistas que se encuentran como saprofitos en la piel sana, el suelo, vegetales en descomposición, pintura fresca, sistemas de ventilación, y en hospitales, en bolsas de diálisis, por ejemplo.1

Los hongos del grupo Aspergillus se presentan en pacientes inmunocomprometidos, ya sea de forma localizada (en la uña) o puede ser su forma de entrada para ocasionar alguna infección sistémica.

Su aparición en las uñas se ha asociado principalmente a traumatismos previos, embarazo, quimioterapia y uñas desvitalizadas por causas circulatorias o enfermedades subyacentes. Su prevalencia oscila entre 1 y 17%. Se puede presentar onicólisis, inflamación del pliegue periungueal, leuconiquia y rara vez melanoniquia en los dedos de los pies y hallux, su aparición es más rara en uñas de las manos. 2,3

El diagnóstico se realiza mediante examen microscópico directo (KOH o negro de clorazol); los cultivos son el método de identificación del organismo causal. 4,5

Presentamos el caso de un paciente de 74 años de edad, sin antecedentes de importancia, acude a consulta refiriendo cambio de coloración en una uña. En la exploración física se encuentra: onicólisis, melanoniquia e hiperqueratosis subungueal distal en el primer dedo del pie derecho (figura 1).

En el examen directo con KOH se observaron filamentos septados, gruesos, hialinos, largos y con ramificaciones dicotómicas (figura 2). En el cultivo en medio de Sabouraud se encontraron colonias color blanco amarillento con un punteado negro (figura 3). En el microscopio se observaron conidióforos que terminan en vesícula globosa, rodeando a 360° por dos series de fiálides; conidios negros y globosos (figura 4). El estudio histopatológico mostró presencia de filamentos (figura 5).

Figura 1. A) onicólisis, xantoniquia e hiperqueratosis ungueal. B) melanoniquia subungueal.

Figura 2. Acúmulo de filamentos septados, gruesos

La melanoniquia por Aspergillus niger suele presentarse en pacientes inmunocomprometidos, como sucede con nuestro paciente. En nuestro caso el koh, el cultivo y el estudio histopatológico nos permitieron cumplir con los criterios de patogenicidad donde se correlaciona la clínica con la presencia del microorganismo.

Figura 3. Cultivo Sabouraud: colonias color blanco amarillento con un punteado negro.

Figura 4. Conidióforos con vesícula globosa, fiálides y conidios negros y globosos.

Figura 5. Biopsia de uña donde se observa la presencia de filamentos.

Bibliografía

  1. Finch J, Arenas R y Baran R, Fungal melanonychia, J Am Acad Dermatol 2012; 66: 830-41.
  2. Tosti A y Piraccini BM, Proximal subungual onychomycosis due to Aspergillus niger: report of 2 cases, Br J Dermatol 1998; 139: 156-7.
  3. Lee SW, Kim YC, Kim DK et al., Fungal melanonychia, J Dermatol 2004; 31: 904-9.
  4. García C, Arenas R y Vásquez del Mercado E, Subungual black onychomycosis and melanonychia striata caused by Aspergillus niger, skinmed 2015; 13(2): 154-6.
  5. Gupta AK, Drummond-Main C, Cooper EA et al. Systematic review of nondermatophyte mold onychomycosis: diagnosis, clinical types, epidemiology and treatment, J Am Acad Dermatol 2012; 66: 494-502.